No hace falta tener una propiedad ni una hipoteca

No es preciso tener propiedadEl Concurso de Acreedores es una herramienta legal que está a disposición de todo el mundo, ahora se ha hecho mucho más conocido gracias a la Ley de Segunda Oportunidad.

Hay que advertir que solo se debe pedir cuando se cumplen determinados requisitos que en Central Reductora de Deudas conocemos perfectamente. Como no consiste en pedir un préstamo, no tiene nada que ver con que se tenga una hipoteca o no. No son necesarias garantías. La solución no pasa por tener una hipoteca que ampliar, como ocurre con la refinanciación.

Si usted vive de alquiler o si vive en una vivienda que le han cedido por cualquier motivo puede optar a la solución que le ofrecemos: parar las reclamaciones de acreedores, reducir su deuda, incluso hacerla desaparecer; y si queda algo que pagar, hacerlo sin intereses.

Lo fundamental es que con los ingresos que dispone no pueda pagar las deudas contraídas. Que trabaje para pagar y ni siquiera alcance para eso mismo: que no pueda pagar. Si sigue en esas condiciones está poniendo en riesgo la existencia misma de su hogar, se estará viendo sometido a la soledad del deudor que, angustiado por un problema que le está acorralando, vive obsesionado con él, además de tener que dejar de relacionarse con los demás porque el dinero del que dispone se le va siempre en pagar atrasos y condenado por una sociedad que ve con muy malos ojos a los que deben.

Afortunadamente parece que las cosas cambian, Central Reductora de Deudas lleva mucho tiempo salvando a familias gracias a la experiencia y especialización en Concurso de Acreedores y ahora, con la Ley de Segunda Oportunidad las posibilidades de salvación han aumentado considerablemente.

Link a Formulario CRD

1 2 3 4 5 6 8 La hipoteca no se amplía 9 10 11 12